Según nos informa Empire Online, los hermanos Ethan y Joel Coen ya están pensando en el venidero proyecto que sigue a su exitoso filme "True Grit" (2010), cinta que aún no he podido ver pero que, por lo que leí en las críticas de mis compañeros, no ha causado tan buena impresión como sospechaba. ¿Cuál es ese venidero proyecto que, de más está decirlo, sera oscarizable --- considerando la constante, agradable atención que la Academia pone a cada uno de los proyectos de estos dos hermanos ---? Una película de horror, por lo que el propio Ethan ha declarado recientemente.

Claro que no es el único proyecto de esta dupla cinematográfica mítica: trabajando en varios guiones a la vez, entre las muchas cosas que nos encontramos en la lista de "pueden llegar a convertirse en película" está una secuela del genial trabajo de principios de los noventa, la mismísima "Barton Fink" (1991), una de las mejores películas de la historia, a mi humilde juicio. La idea sería esperar a que John Turturro tenga un par de años más encima como para poder llevar adelante el proyecto, el cual llevará el nombre de "Old Fink": uff, ojalá, ojalá salga.

Los Coen son realmente unos probados degustadores de géneros: revisando qué s epuede hacer y que no dentro de los límites de la gran pantalla, muchas veces se meten en lugares escabrosos con el objetivo de lograr sacar de ese género, de esa complicada serie de reglas implícitas, un proyecto renovador, refrescante, que muchas veces pone a ese mismo género patas para arriba.

Además de una probada habilidad para narrar una historia, muchas veces es el aspecto visual de uno de cualquiera de sus trabajos lo que le saca el sueño al espectador: la fotografía, la ya tantas veces nombrada variación de colores, el particular manejo con un grupo de actores en los cuales depositan, una y otra vez, su confianza... Realmente, los Coen lograron dejar una huella en el cine que va a ser muy difícil de olvidar.

Una de las cintas en la cual estoy pensando ahora es en "Fargo" (1996), en donde bajo el básico sistema del suspenso y la intriga policial los dos hermanos logran construir un universo cerrado, claustrofóbico, en donde el blanco parece comerse toda la pantalla, inclusive al punto de funcionar en favor de esta sensación de encierro que el mismo argumento y la organización de la trama provocan en el espectador: creo que esa es una de las muchas cintas que voy a repasar hoy, esperando el estreno en Argentina de "True Grit", cinta de la cual espero dar mi opinión en breve.