Parece que cuando salen una salen todas, casi como las cucarachas o las rachas de mala suerte --- un verso del que me percaté, pero lo dejo casi por una cuestión de elegancia ---. Y no, no estamos hablando de seres con complejas mutaciones corporales --- Beast, sí, pero tantos otros en la lista... Pienso en Masque, enemigo de los X-Men, un Morlock con la habilidad de deformar rostros y portar él mismo un rostro deforme --- o con muchísima suerte --- Longshot, quien no era estrictamente un mutante pero posee la habilidad de cambiar las probabilidades a su favor ---, sino de las imágenes de la venidera "X-Men: First Class", que después de haber tenido el primer adelanto ahora cuenta con una serie de tres fotografías para el disfrute de la gran audiencia.

En ellas, podremos ver más de cerca a Magneto, interpretado por Michael Fassbender, y al Professor Charles Francis Xavier, interpretado por James McAvoy, además de contar con la primera aparición de Kevin Bacon haciendo del malo de la cinta, el genial Sebastian Shaw, Rey Negro del Círculo Interno del Hellfire Club.

Son muy interesantes los comentarios que aparecieron en el LA Times por parte del director, Matthew Vaughn, y del ya citado McAvoy. El primero habla con respecto a lo que es pasar del mundo indie al mainstream:

Nunca trabaje bajo tanta presión de tiempo. Lo bueno de estar en el mercado independiente es que nunca supe siquiera si iba a tener distribución. Estoy acostumbrado a terminar un filme y después cruzar los dedos para ver si a alguien le gusta. Esto es hacerlo totalmente diferente. Definitivamente tenemos una fecha de estreno y debemos llegar a ella.

McAvoy, por otro lado, habla de lo que es ponerse en los zapatos de un personaje interpretado por el mismísimo Patrick Stewart:

Esto es una precuela, no un reboot, así que soy el mismo personaje, sólo que más joven, y el reto para mí y para Michael Fassbender es mostrar a la misma persona en un momento diferente de su vida, mostrar a alguien antes de convertirse en el malo de la película, o en el santo. Charles Xavier no fue siempre un monje, esta suerte de persona desinteresada de sí misma, asexuada en la que termina convirtiéndose.

Los dos comentarios son muy interesantes. Por parte de Vaughn, es realmente un reto pasar a una producción mayor en donde se tienen que cumplir fechas límite demasiado ajustadas: esperemos que eso no afecte el producto final --- ahí es donde todo me molesta: hablamos de "producto" y no de "obra", pero bueno, esto es un mercado con sus reglas ---. Por el lado de McAvoy, el reto del personaje y la distancia que plantea con lo que terminará siendo: muy interesante.

Les dejo la última imagen y la galería de fotos para que puedan disfrutar de estos pequeños adelantos de lo que se viene: Nuff Said!!!

Vía/Foto: Empire Online