En el 25 aniversario de la celebración de los Premios de la Academia española de las artes y las ciencias cinematográficas, parece ser que la gala de los Goya del año 2011, va a ser recordada por algo más que por sus premios, dada la polémica generada por la anunciada dimisión de su presidente, Álex de la Iglesia, y todo lo que ha generado, a consecuencia de su oposición a la mucho más polémica Ley Sinde, promovida por la actual ministra de cultura, Ángeles González Sinde, antes guionista, directora y predecesora en el cargo que actualmente ostenta Álex de la Iglesia, y que ha sido apoyada por Icíar Bollaín, vicepresidenta actual de la Academia, y que también compite por Goya.

No me extrañaría nada que siendo como somos (los españoles) esta polémica avive el fuego de unas nominaciones que si, a simple vista, parecían favorecer al director de "Balada triste de trompeta", hay que recordar ---como decían en "El viaje a ninguna parte", película ganadora de la primera edición--- que el cineasta vasco ha gozado del beneplácito de la academia con casi todas sus películas, aunque puede tropezar este año con algún que otro voto de castigo de un academia que parece no querer adaptarse a las necesidades que imponen las nuevas tecnologías y sus usuarios. ¡Que tiempos aquellos en los que Álex recibía el Premio Nacional de Cinematografía de manos de la misma ministra! Lo que sonríen ambos en la foto. En cualquier caso, como en Extracine sólo nos gusta la política si forma parte del argumento de una película, a lo largo de la semana nos disponemos a analizar, comentar y defender nuestras propuestas sobre las candidaturas más destacadas que optan a Goya.

Debo reconocer que al contrario que otras academias, como la americana que diferencia las nacionalidades tan sólo por el idioma que no hablan, o la británica, que aunque guarda un lugar para las producciones de origen británico, se pliega irremediablemente a los designios del cine made in Hollywood, la academia española guarda un hueco para aquellas películas con las que comparte idioma, las hispanoamericanas, y otro para aquellas con las que comparte mapa político, las europeas.


Películas nominadas en la categoría de Mejor Película Hispanoamericana

De entre las once películas que optaban a nominación en la categoría de Mejor Película Hispanoamericana, se alzaron con la nominación las representantes de Perú, Argentina, México y Chile. Cuatro propuestas muy dispares en forma, aunque con ciertas similitudes en su contenido, y que si bien algunas llegan precedidas de premios y menciones en festivales internacionales, todas gozan del favor de público y crítica en los países en que fueron estrenadas.

Dirigida por Javier Fuentes-León en la que es su ópera prima, premiada en el Festival de San Sebastián y ganadora del premio del público en el festival de Sundance, "Contracorriente", es una peculiar historia de amor en la que intervienen un popular pescador, Miguel (Cristian Mercado), casado con Mariela (Tatiana Astengo), pero que mantiene una relación secreta con Santiago (Manolo Cardona), un pintor poco popular en el pueblo de Cabo Blanco por ser forastero, agnóstico y vivir abiertamente su sexualidad. Una poética película en la que los personajes luchan contra la intolerancia y las tradiciones ancestrales, que también fuera la candidata de Perú para conseguir una nominación al Oscar, que no pudo ser.

También en "El hombre de al lado", se desarrolla una lucha entre modernidad y tradición en la disputa que se desata cuando Víctor (Daniel Aráoz), con la intención de que los rayos del sol penetren en su casa, abre un butrón en la pared de su salón, irrumpiendo en el patio de la casa de Leornardo (Rafael Spregelburd), un arquitecto que vive en la Casa Curuchet, único diseño arquitectónico de Le Corbusier en el continente americano, en lo que finalmente viene a ser un duelo entre la razón y el sentimiento. Dirigida por Gastón Duprat y Mariano Cohn, su película también fuera premiada en el festival de Sundance y fuera enviada por Argentina para competir por una nominación al Oscar, quedándose también fuera de la carrera.

Con la excusa de la celebración del bicentenario del comienzo de la rebelión mexicana contra los españoles, Luis Estrada se pregunta si verdaderamente hay algo que celebrar en "El infierno", a través del regreso forzado de Beny (Damián Alcázar) a su pueblo natal, para encontrarse con un panorama en el que impera la violencia y la corrupción en una película tan irónica y divertida como triste y desoladora.

Truncada también su carrera por el Oscar, "La vida de los peces", es la cuarta película que compite por el Goya en esta categoría, dirigida por Matías Bize con financiación europea, también cuenta la historia de un retorno, el de Andrés (Santiago Cabrera) a sus orígenes, que con la intención de cerrar heridas de su pasado, se encontrará con sorpresa que hacen que su futuro no transcurra por los derroteros que tenía previstos.

Me he referido a ellas en el mismo orden alfabético con el que han sido nominadas por la academia, pero debo reconocer que mi favorita para recoger el Goya es, igualmente, la primera de ellas: "Contracorriente".


Películas nominadas en la categoría de Mejor Película Europea

A nadie puede escapársele que "The King's Speech" es una de las películas del año. Dirigida por Tom Hooper, ha cosechado premios y galardones por donde a pasado y se postula como una de las favoritas a alzarse con el Oscar a la Mejor Película de los próximos Premios Oscar. La sencilla historia del rey Jorge V (Colin Firth), y su relación con su logopeda, Logue (Geoffrey Rush), que le ayudó a superar sus problemas para expresarse en público, nos ha emocionado a casi todos a través de un emotivo filme que también muestra la necesidad de instituciones anquilosadas y tradicionales, como la familia real británica, de actualizarse y adaptarse a los designios del mundo moderno.

Cargada de polémica por el arresto sufrido por Roman Polanski, que no impidió que se alzara con el Oso de Plata al Mejor Director en el festival de Berlín por "The Ghost Writer". Su espléndida película relata la caza de brujas llevada a cabo por los Estados Unidos para desacreditar a un ex primer ministro británico, Adam Lang (Pierce Brosnan), en la que se ve envuelto el escritor, sin nombre (Ewan McGregor), contratado para escribir sus memorias, quien descubrirá que la verdad es un arma de doble filo. Una idea y una caza que el propio Roman Polanski lleva viviendo desde algo más de treinta años, y que debe haber sido la causa de que se le ignore en esta última edición a los Oscar, aunque no así por la Academia Europea que premiaba de manera arrolladora a su película en su última edición.

La sobrecogedora película de Michael Haneke que narra unos extraños acontecimientos que suceden en un pequeño pueblo protestante del norte de Alemania en "Das weisse Band", no sirven más que para constatar que una estricta educación que no diferencia entre el bien y el mal, fue la que llevó al origen del movimiento nazi en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Candidata y favorita al Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa del año pasado, arrebatado finalmente, por sorpresa, por "El secreto de sus ojos", lo que no evita que goce de una colección de premios internacionales entre los que destaca la Palma de Oro en Cannes en su edición de 2009, así como en los Premios de la Academia Europea en ese mismo año.

Tampoco se queda corta en premios la película de Jacques Audiard, "Un prophète", que obtuviera el Premio Especial del Jurado en Cannes en 2009, además de arrasar en los Premios Cesar del cine francés, y apurar el premio al mejor actor para su protagonista, Tahar Rahim, en los Premios de la Academia Europea el mismo año que la cinta de Haneke, con quien comparte su interés por el origen de la violencia vinculada igualmente a la educación, en el caso de Audiard, a la ausencia de ella, lo que conduce a Malik (Tahar Rahim) a involucrarse en actividades criminales con mafiosos.

Esta categoría me trae por el camino de la amargura pues, si bien "The King's Speech" es una pequeña película cargada de emoción y sentimiento, lo cierto es que "The Ghost Writer" es para mi una de las películas del año pasado y que comparte con "Un prophète" mi admiración por sus respectivos directores ---no se si han fijado pero estas tres películas comparten el mismo compositor de su banda sonora: Alexandre Desplat---, pero que frente a un discurso tan contundente y demoledor como el de Michael haneke, me llevan a elegir su película como mi opción predilecta. Aunque en esta categoría la Academia española se ha decantado siempre por lo más obvio, por lo que probablemente veamos que el rey se lleva también el cabezón a casa. Y no te olvides de votar por tus favoritos en nuestra encuesta.
Foto: Informativos Telecinco