Seguimos con una nueva entrega de la sección "Placer Culpable", que comenzamos la semana pasada con "The School Of Rock". Fue muy gratificante encontrarme con que a algunos de vosotros también os gusta la película de Jack Black. Hoy voy a hablar sobre otro de estos placeres, de una película que desde que la ví por primera vez me encantó: "Superbad".

Protagonizada por los entonces desconocidos Michael Cera y Jonah Hill, narra la historia de estos dos inseparables amigos que ven como sus días de estar juntos se van agotando, puesto que van a terminar el instituto y tendrán que ir a universidades distintas. Además, están deseando tener novia antes de ir a la universidad, por lo que tendrán que aprovechar en las pocas fiestas que tengan antes de que termine el instituto para conseguirlo.

La película está dirigida por Greg Mottola, que ya había trabajado con el género de la comedia —y con Michael Cera— en esa obra maestra de la televisión llamada "Arrested Development". Tras "Superbad" continuó con las producciones sobre adolescentes con "Adventureland", aunque ésta se desviaba un poco de ese aire cómico de su película anterior. Actualmente se encuentra ultimando "Paul", de la que ya pudimos ver el tráiler, y que por lo visto seguirá la senda de anteriores trabajos.

En cuanto a por qué me gusta "Superbad", voy a exponer el principal motivo. Creo que las comedias adolescentes norteamericanas han estado siempre injustamente infravaloradas. Desde sus primeros ejemplos en los años 70, podemos hablar de películas que podían ser demasiados simples y previsibles, con personajes calcados a los de otras películas del subgénero y con situaciones que se repetían en todas ellas. Creo que una de estas películas, "Porky's" concretamente, es la que se ha tomado como referencia de todas ellas y el público piensa que todas las que vengan después sólo será una copia. No pretendo decir que "Porky's" sea mala, porque a mi me gusta, pero sí que se queda sólo en un plano superficial de todo lo que podían dar estas películas.

En años posteriores podemos encontrar directores que sí han sabido sacarle partido a las historias de adolescentes y no mostrarlos sólo como animales en celo. Dentro de este grupo podríamos incluir películas como "The Breakfast Club" o la que hoy nos ocupa. "Superbad" no habla sólo de uno grupo de amigos que quieren ligarse a una chica desesperadamente: el tema central es la amistad que sienten los dos protagonistas entre ellos y que, después de tantos años juntos, ven como inevitablemente se van a separar y van a comenzar a vivir separados.

Para mi, este es un punto muy innovador que se aporta a una historia de este tipo, y que la hace especial y distinta de otras películas. La estructura central es esa y a partir de ella se generan todo tipo de escenas cómicas que aportan mucha fluidez a la película y consigue que el espectador no pierda nunca el ritmo de la misma. Así encontramos escenas memorables, como en la que Christopher Mintz-Plasse muestra a sus amigos su nuevo carnet falso con el que van a comprar alcohol para la fiesta:

Con esta película Christopher Mintz-Plasse se hizo un nombre en la industria cinematográfica, y su nombre era McLovin. Sin duda uno de los mayores alicientes de la película y que deja unos momentos memorables junto a la patrulla de policía con los que está durante prácticamente toda la cinta. Sin embargo no fue el único que conocimos a esta obra, parece que "Superbad" fue una cantera de actores adolescentes que hoy en día copan las carteleras de todo el mundo. Aparte de Mintz-Plasse y los cintados Michael Cera y Jonah Hill, también está Emma Stone, que actualmente tiene en cartelera "Easy A". Creo que salvo Ellen Page, de los actores adolescentes más reconocidos en el panorama norteamericano.

Con todo esto tenemos, al menos a mi parecer, una película redonda que rompe con todos los prejuicios sobre cine adolescente consiguiendo una obra que, aunque se puede clasificar dentro del subgénero, lo reinterpreta y lo supera alcanzando unas cotas altísimas. No fue casualidad que "Superbad" fuera elegida como la mejor comedia adolescente de la historia. No se qué opinaréis vosotros sobre ella, si estaréis de acuerdo conmigo o no, pero yo desde luego cada vez que la veo me sigo riendo y sigo disfrutándola como el primer día.

Foto: CesarJosue