Cuando una película se estrena precedida de un gran éxito de crítica y público, siempre corre el riesgo de la decepción mucho más que el que puedan correr otros productos. "The Social Network" no las tenía todas consigo para meterme en el bote: Parecía una película oportunista, había levantado mucho ruido a su alrededor, su plantel lleno de jovenes estrellas parecía más destinado a llenar carpetas que salas de cine, y personalmente, llegaba después de que las últimas películas de varios de mis directores favoritos, Amenábar, Shyamalan, o Woody Allen, me habían defraudado mucho. Suponía que David Fincher (otro que estaba ya en ese grupo), también lo haría.

Nada más lejos de la realidad. "The Social Network" es una película redonda, en la que David Fincher recupera el pulso que maravillara a medio mundo con "Zodiac", film con la que ésta guarda muchas similitudes, tanto estilísticas como narrativas. Su pretendido oportunismo se diluye a las primeras de cambio en cuanto percibimos el enfoque que Fincher tiene sobre la historia. Es "The Social Network" una película sobre las relaciones humanas. Sobre la amistad. Sobre la necesidad de ser aceptado por el otro. Y que para hablar sobre estos temas se use la mayor herramienta de socialización del Siglo XXI, a la que muchos acusan de todo lo contrario, es toda una paradoja y el mayor acierto de la película.

Fincher, fiel a su mensaje, abre y cierra su film con dos maravillosas secuencias que se alejan de la historia que nos narra el film para centrarse en el tema principal de éste. Es ese final alusivo al comienzo del film el que hace que el espectador recapacite sobre el verdadero significado del film. Y sobre todo, hace que conozcamos realmente a Mark Zuckerberg. No a la persona, pero sí al personaje, pues independientemente de si la fidelidad de la trama es mayor o menor, Fincher construye su película alrededor de un plantel de personajes redondos, bien creados, y excelentemente interpretados.

Destacan entre el reparto un Jesse Eisenberg que firma el mejor papel de su carrera, alejado de los tics a los que nos tiene acostumbrados, y que ya suena en las quinielas de los Oscars, y un Andrew Grafield que disipa toda duda sobre si era o no el actor adecuado para encarnar a Spiderman, ya que demuestra que es, ante todo, un gran actor. El resto del reparto está a la altura del film, incluyendo a un sorprendente Justin Timberlake que sabe sacar partido a su status de sex-symbol.

Hacía antes referencia a "Zodiac", otra obra maestra de Fincher, y son muchas las similitudes, más allá de que ambas se basen en casos reales. La principal, narrativa, es la forma en la que está contada la película, a modo de investigación, teniendo en este caso las demandas a Zuckerberg como hilo conductor. Tal y como sucedía en Zodiac, Ficher decide centrarse más en los detalles de la historia que en la conclusión de la misma, pudiendo dejar al espectador con un sabor agridulce, pero llenando así su film de escenas de alto poder narrativo. Estilísticamente, la fotografía de Jeff Cronenweth es prácticamente un calco de la que Harris Savides firmara para "Zodiac", usando y abusando de una clave muy baja y realista que, eso sí, exige unas condiciones de visionado execelentes. La mínima contaminación lumínica en la sala es todo un dolor de estómago. No me quiero ni imaginar lo que tiene que ser ver ésta película en un "screener".

Fincher ha firmado toda una obra de referencia sobre las relaciones humanas, centrándose en la paradoja de un personaje incapaz de entenderlas, y mucho menos de mantenerlas. Un personaje central con unas motivaciones muy claras y bien retratadas en el film. Un pez fuera del agua, en un mundo que se mueve por mecanismos que él no termina de entender, cosa que no le importa en absoluto. Dos horas de cine en estado puro que está mucho más allá del cine geek, pese a escenas como la del reclutamiento de internos, y que de hecho decepcionará a todo aquel que vaya buscando "la película sobre internet". "The Social Network" es una película mucho más intimista de lo que pudiera parecer, un film de personajes rodado con la maestría de un director que en sus siete películas, ha sabido labrarse un estilo propio que culmina en "The Social Network", la que tal vez sea su obra menos personal, al menos visualmente, pues aquí por primera vez en su carrera (tal vez de nuevo con la excepción de Zodiac) no es el propio Fincher quien lleva el peso de la película, sino sus personajes.

Foto: El Séptimo Arte