Continuamos hoy nuestra serie de Leyendas Urbanas del Cine con una de mis favoritas. La leyenda que os traigo hoy es una rocambolesca historia que todo el mundo ha escuchado alguna vez y que aúna conspiraciones gubernamentales americanas con uno de los mejores directores de la historia del cine.

Cada año, cuando se cumple el aniversario de la llegada del hombre a la luna, siempre hay algún compañero de clase, algún colega de trabajo que nos dice lo mismo: "Fue mentira. El hombre nunca llegó a la luna, en realidad fue Kubrick el que lo rodó todo". Me parece increible que después de tanto tiempo haya gente que todavía lo crea, aunque en su descargo he de decir que, la mayoría de las veces "han oido campanas y no saben dónde".

Antes de nada aclarar que aquí no voy ni a defender ni a atacar la teoría de que el hombre nunca llegó a la luna. Es una teoría que tiene muchos adeptos y de la que se habla (con más o menos pruebas) en cientos de sitios de internet. Aquí me voy a centrar en la historia que dice que Kubrick aceptó a rodar la "falsa" llegada del hombre a la luna para la NASA.

La historia, digna de una película política de los 70, cuenta que en la NASA tenían la imperiosa necesidad de demostrar que eran capaces de llegar a la luna antes que los rusos. Para ello contrataron a Stanley Kubrick, sorprendidos por la fidelidad con la que el neoyorquino había retratado el mundo espacial en "2001: A Space Odyssey". ¿Y qué sacaba Kubrick de todo esto? Justo lo que necesitaba para su siguiente película, "Barry Lyndon".

Tal y como muchos sabéis, ésta película ha pasado a la historia del cine porque tanto Stanley Kubrick, como su director de fotografía, John Alcott, se empeñaron en rodar la película con una iluminación lo más real posible, lo que les llevaba a usar única y exclusivamente las fuentes de luces existentes en el siglo XVIII. Por eso todos los interiores están iluminados sólamente con velas, tal y como vemos en las fotos. Esto dotó al film de un aspecto visual precioso y único, pero para conseguirlo, el director tuvo que acudir a una lente especial, fabricada por Carl Zeiss que conseguía abrir diafragma a un maravilloso f/0.7. Según la leyenda, las lentes eran propiedad de la NASA, y ésta se las prestaría a Kubrick a cambio de orquestar todo el engaño, y dar la mayor verosimilitud posible a la falsa llegada del hombre a la luna, con el fin de maravillar al pueblo y deprimir a los rusos.

Como suele pasar con este tipo de historias, la realidad siempre es mucho menos apasionante, pero nuestra labor es aclararla. Carl Zeiss fabricó 10 lentes de este tipo. Vendió 6 de ellas a la NASA, los fabricantes se quedaron con otra, y las otras tres... se las vendieron a Kubrick. Kubrick incluso llegó a manipularlas y a convertirlas en lentes de 24 mm para el rodaje de "Barry Lyndon".

Toda ésta leyenda tiene un origen realmente desconocido, que creo que aunó varios elementos: Por una parte el éxito de "2001: A Space Odyssey", por otra parte la extraña personalidad del cineasta, y por otra parte todo lo que rodeó la misma llegada del hombre a la luna, plagada a poco que investigues, de elementos, cuanto menos, curiosos. Pero la leyenda tuvo su espaldarazo definitivo a partir de 2002, cuando el canal frances Arte produjo y emitió el "mockumentary" "Opération Lune".

"Opération Lune" es un "falso documental" para TV dirigido por William Karel. En él, el director hace un excelente ejercicio de montaje (cinematográfico) y buen humor para contarnos con todo lujo de detalles toda la historia del rodaje de la llegada del hombre a la luna por parte de Kubrick. Utilizando toda la leyenda de "2001" y "Barry Lyndon" (que ya circulaba por muchos sitios), Karel se "monta su película" y empieza a ofrecer detalles que dejan boquiabierto a un espectador un poco despistado. Mezclando divertidísimas historias inventadas con otros datos reales, el documental cuenta con testimonios de la viuda de Kubrick, Henry Kissinger o Donald Rumsfeld, lo que le da cierta credibilidad. Pero lo cierto es que a medida que avanza la película vamos viendo que los hechos, las historias y los testimonios son cada vez más inverosímiles, para terminar ésta con un divertido montaje en el que el director, honestamente, deja claro que todo aquello no es más que una broma con ilustres invitados.

Aquí en España, La 2 emitió el documental precisamente un 28 de diciembre (día de los inocentes) dentro de su espacio "La noche temática" y tal y como había sucedido en Francia y en otros paises donde se había emitido, la gente, pese a los esfuerzos de Karel por dejar claro lo contrario, pensó que era real. El documental lograba así su propósito, denunciar los mecanismos por los cuales el espectador confía en la autenticidad de lo que vé. Mucha gente vió el documental y (supongo que sin llegar al final) lo daban por cierto. Pero la realidad es que Kubrick tuvo que pagar sus lentes para "Barry Lyndon", y sus contactos con la NASA no fueron más allá de su minuciosa investigación para el rodaje de "2001". Si es o no verdad que el hombre llegó a la Luna se lo dejaré a los expertos en el tema.

Para finalizar recomendaros dos películas relacionadas. La primera, por supuesto, la mencionada "Opération Lune", también conocida como "Operación Luna", "El lado oculto de la luna" o "Dark Side of The Moon". Con cualquiera de estos nombres podéis buscarla, no es muy difícil de encontrar. La segunda recomendación es "Capricorn One" de Peter Hyams, film de 1977 que usaba los rumores sobre la Luna y Kubrick para urdir una trama en la que la NASA falsifica la llegada del hombre a Marte. Muy recomendable.