Y digo de Banksy no porque sea sobre él, porque no lo es, sino porque está hecho por él. En los títulos de crédito es lo único que nos encontramos, la escueta frase A Banksy Film que aparece al principio puede parecernos que se refiere al protagonista de la cinta, pero no lo es. Así que si creíais que este documental trataría sobre la vida de ese gran desconocido pero a la vez famosísimo artista callejero, os equivocáis.

En verdad el documental nos narra la historia de un anónimo francés que poco a poco comienza a interesarse por la cultura underground de Los Ángeles y sobre todo por los graffiteros que realizan sus obras en esa ciudad. Paulatinamente conoce a distintos artistas y se introduce cada vez más en este movimiento artístico, aunque su meta era llegar al paradigma de graffitero en la actualidad: Bansky.

Cuando lo consigue, paralelamente se produce la explosión de este tipo de obras dentro de las galerías de arte y con todo lo que ha aprendido de estos artistas mientras rodaba el documental, crea él mismo una exposición que resulta ser todo un éxito y le catapulta al olimpo de los artistas callejeros más conocidos bajo el seudónimo de Mr. Brainwash.

Como decía antes, el espectador que espere encontrar información sobre ese mito llamado Banksy, ya puede ir olvidándose. Es verdad que la cámara se introduce dentro de su estudio y él mismo realiza varias declaraciones sobre la situación de este movimiento callejero en la actualidad, pero en verdad no encontraremos nada que no sepamos ya. Esto no quiere decir que el documental sea malo: en verdad es un perfecto retrato, desde dentro, de la cultura underground y de los artistas graffiteros.

Me parece muy interesante el título que ha elegido para nombrar a su obra: "Exit Through The Gift Shop", en referencia a la conocida frase que se dice en cualquier museo del mundo una vez terminada la visita. Parece que quiere decir que tras ver las obras artísticas y disfrutar de una experiencia estética más o menos satisfactoria, ahora haya que pasar por caja y dejarse más dinero aún.

Al fin y al cabo todo gira en torno al dinero. Estos artistas, que pretenden crear sus obras con unos fines puramente reivindicativos, criticando la sociedad de consumo y la exclavitud que sufre el ser humano por parte del dinero y del poder, también acaban cayendo en esa dinámica de compra compulsiva y de precios astronómicos. Por eso, como declara Banksy en la película, el momento en el que ocurrió este boom consumista de este tipo de obras era cuando debía aparecer la película, para que la gente desde fuera no olvidara cuál era el principal motivo de su arte y no se quedaran sólo en el precio de sus pinturas.

Y esto es principalemente lo que consigue el documental: narrar desde dentro un movimiento artístico tan infravalorado y cambiante como es el graffiti. Una tarea titánicamente compleja que Banksy logra superar y que es de destacar no sólo por su dificultad, sino porque es su primera obra cinematográfica. Tiene mucho de su estilo: crítica con el tema que quiere tratar pero con una forma muy clásica, utilizando un montaje y una narración muy fluídos que ayudan mucho al espectador a entender lo que pretende contar.

Aunque es muy autoindulgente con su discurso, su propia idea se le acaba poniendo en contra y termina por demostrar que en el panorama artístico actual no hace falta ser un genio para triunfar, o para vender una pintura por miles de dólares: lo que importa es mostrar algo nuevo, o que los especialistas así lo entiendan, para formar parte de ese selecto grupo de artistas que forman la élite de su gremio.

Sin embargo también existen otros artistas, como el propio Banksy y alguno más que aparece en el documental, que han triunfado comercialmente no porque ellos lo pretendieran, ni mucho menos, sino porque se encuentran dentro de la corriente artística de moda. Además muchos de ellos defienden sus principios hasta el fin y no se dejan influir por todo el circo que se genera a su alrededor.

Creo que este es el punto más interesante del documental y el que Banksy quiere recalcar especialmente: el arte callejero tan de moda actualmente en las galerías y los museos tiene una base ideológica muy crítica con la sociedad y todavía existen artistas que no se han vendido al dinero y que siguen pintando para defender sus principios, no para hacerse ricos.

Fotos: Perroscallejeros & Artofthestate