Tranquilas. Todas las quinceañeras que ahora mismo estais tirandoos de los pelos creyendo que no podreis ver a vuestro adorado Robert Pattinson en tres dimensiones, podéis respirar tranquilas. Porque tal y como indica el titular, "The Twilight Saga: Breaking Dawn" no se rodará en 3D, pero si que se convertirá posteriormente al formato de moda, tal y como ya se ha hecho con otras películas como "Clash of The Titans" o "The Last Airbender". ¿Y que significa esto? Pues como ya os explicamos en su día, que la sensación de volumen es completamente falsa. ¿Importará esto a quienes vayan a ver la película para disfrutar del palmito de Pattinson y Lautner? Sin ninguna duda: no.

Suponemos que Bill Condon habrá respirado aliviado al conocer que no tendrá que cargar con las pesadas, costosas y lentas cámaras de tres dimensiones. Summit Entertaiment ha confirmado que ninguna de las dos entregas de "Breaking Dawn" se rodará en 3D y tiene toda su lógica. El público que puede atraer el 3D en una producción de este estilo es el antes mencionado: fans del físico de sus protagonistas que desean experimentar la sensación de verlos en relieve. Este tipo de público va a asistir de la misma forma se ruede como se ruede la película. Ya pueden rodarla con la cámara de un móvil que la sala se llenará de adolescentes con camiseta negra. El resto del público se dividiría en fans de los libros, que le dan más importancia a la historia que a sus protagonistas, y espectadores ocasionales, que acuden a ver 3D solamente cuando la película realmente ofrece una experiencia nueva con el añadido de la tercera dimensión.

Por lo tanto, el alto coste que tendría el rodaje de las dos películas en 3D difícilmente se vería recompensado en taquilla. No van a atraer a más público por hacerla en 3D. Pero claro, eso no quiere decir que en Summit vayan a renunciar al jugoso bocado que es la taquilla 3D, así que han encontrado la fórmula perfecta. Fórmula que, por cierto y pese a las críticas, están tomando muchos estudios. En los próximos meses nos veremos invadidos de estrenos en "3D falso", tales como "Green Lantern", "Captain America", "Harry Potter and the Deadly Hollows", "The Smurfs", o "Transformers 3" han acudido a la vía rápida. En definitiva, toda aquella película que aspire a ser un taquillazo, tiene que acaparar parte de los proyectores 3D como sea. El 3D verdadero, se lo dejamos a los valientes.