"Little Ashes", Dir. Paul Morrison, 2008

Hace unos días tuve la oportunidad de ver "Little Ashes" por la emoción que me representan los nombres de dos seres que con su desbordante pasión y locura empaparon las artes. Sin embargo, no sé si sea por mi fanatismo a estos artistas que sentí esta cinta con cierta ligereza, pero que sin embargo, no está del todo mal.

La cinta muestra la intensa relación de tres grandes artistas del siglo XX y que tuvo lugar en la conocida "Residencia de Estudiantes" de Madrid. Salvador Dalí, Federico García Lorca y Luis Buñuel convivieron en este espacio donde compartieron sus talentos y su proceso de crecimiento.

Paul Morrison ("Solomon and Gaenor", 1999) no cuenta aún con títulos que mucha gente considere en su memoria y creo que esta cinta hace que se genere más atención en su trabajo. Una dirección sencilla y eficaz pero que se mantiene a cierto nivel, un tanto limitado que hace que la cinta quede sólo en un plano meramente exponencial, haciendo que su trabajo no proponga nada nuevo.

Lo que es grato es ver a Robert Pattinson desligarse del personaje que le ha dado fama mundial y optar por una película independiente. Sin duda, Salvador Dalí es un personaje de mucho arriesgue. Pattinson resalta en una actuación medida pero que, evidentemente, pudo haber logrado muchas más cosas con el personaje.

Quien verdaderamente destaca es Javier Beltrán, un actor que es prácticamente novato en la cinematografía ilustra con una ligereza agradable y con un interesante carisma al dramaturgo Federico García Lorca. Interesante trabajo por parte de este actor.

El guión de Philippa Goslett no profundiza en ninguno de los personajes mostrados, y es una pena que haya pasado esto teniendo a dos seres humanos tan pasionales y poderosos en carácter. Este paso a pantalla pudo haber sido más gozoso si se hubiera contado con un director más experimentado. Creo que esta cinta pudo haber sido grande si se hubiera realizado con un director español que realmente penetrara en el psique de estos personajes.

El arte de la cinta no se le puede reprochar mucho, el trabajo en la dirección de arte es bueno, así como el manejo de la fotografía y el score. Es interesante hacer notar que el trabajo artístico es un crew español.

En resumidas cuentas, es una película bonita y nada más; no es una cinta que explote o que te impacte por la vida de estos artistas que se encontraron en ese lugar, ni siquiera se supo manejar la relación homoerótica que hubo entre ellos, que tristemente es lo que se vende en la promoción de la cinta.

Habrá que esperar si llega el día en el que se le haga justicia a la adaptación de la vida de estos seres, pues lamentablemente esta cinta te deja sabor de una cinta de televisión de los domingos por la mañana.

Foto: Chillfest Online