Toda cinta tiene su historia, y no me refiero a la que los creadores nos dan a conocer a través de la gran pantalla. Tras bambalinas, siempre hay algo que, como curiosidad necesaria, envuelve una producción.

Y si ésta es catastrófica, la expectativa es aún más. Claro, si la realización logra llegar a las salas. Pues hoy le tocó a la siguiente del mago que de pequeño, sólo tiene la estatura: “Harry Potter and the Deathly Hallows”.

Gran parte del escenario principal del filme ardió en llamas, sin tener aún la razón exacta del accidente. Sin embargo, se concluye que la pirotecnia –obvio– que da vida a la batalla que se filmaba fue la causante y rebasó su función recreativa. El castillo fue el que salió perdiendo. Una fuente declaró al Conventry Telegraph:

"Nos encontrábamos rodando una escena en la que Hogwarts salta por los aires durante una batalla y el fuego se salió de control"

Los héroes de la noche en la ciudad de Hertfordshire, Inglaterra, fueron las hordas bomberos, quienes tardaron más de una hora apaciguando el fuego. Afortunadamente, no hubo pérdidas humanas entre las 100 personas que participaban en la escena, aunque, claro está, la monetaria cobró su parte con cerca de 110 mil euros. Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint, fuera de peligro.

Esperemos que no sea el comienzo de una serie de infortunios, típicos de ostentosas producciones, que en ellas siempre cargan una leyenda.

Vía | Foto: Celebrity Mania