capitalismo

Michael Moore sigue dispuesto a no cerrar el pico ante las injusticias. En su nuevo documental, "Capitalismo: una historia de amor", afronta el problema que está en el centro de toda su obra: el desastroso impacto que el dominio de las corporaciones tiene sobre la vida cotidiana de los estadounidenses, y, por consiguiente, también sobre el resto del mundo. Desde la América de la clase media hasta los pasillos del poder en Washington y el epicentro financiero global de Manhattan, Moore promete mostrar una vez más a los espectadores todo un sendero sin explorar.

Con humor e indignación, "Capitalismo: una historia de amor" plantea una pregunta tabú: ¿cuál es el precio que paga Estados Unidos por su amor al capitalismo? Hace años, ese amor parecía absolutamente inocente. Sin embargo, hoy el sueño americano se parece cada vez más a una pesadilla, cuyo precio pagan las familias, que ven esfumarse sus puestos de trabajo, sus casas y sus ahorros. Moore nos introduce en las viviendas de personas normales y corrientes, cuyas vidas se han visto trastocadas, mientras busca explicaciones en Washington y en otros lugares. Y lo que descubre son los síntomas demasiado familiares de un amor que acaba mal: mentiras, malos tratos, traiciones… y 14.000 puestos de trabajo perdidos cada día.

"Mi objetivo es plantear las preguntas que se han ido formulando en mi cabeza desde hace un tiempo y que considero que debe hacerse la sociedad. La tarea del artista, del músico o del director no es seguir a la multitud", comenta el director y enfant terrible del sistema americano. "Capitalismo: una historia de amor" se estrenó en Estados Unidos el pasado 2 de octubre sin hacer ruido en la taquilla (13.000 miserables dólares ha recaudado allí, cifra ridícula si se compara con los casi 120 millones que se embolsó "Fahrenheit 9/11" sólo en tierras yanquis en 2004). ¿Ha perdido Michael Moore su impacto popular? "Capitalismo" se estrena en los cines españoles el 20 de noviembre.

Vía y foto: Alta Films