2007_resident_evil_extinction_001

La franquicia de terror -y acción- iniciada con "Resident Evil" allá por 2002, ha funcionado muy bien desde el principio. Tanto, que ya está preparándose una cuarta entrega, "Resident Evil 4: Afterlife", cuya producción comenzará el veintiocho de este mes en Toronto, con Paul W.S. Anderson de nuevo tras las cámaras y con Milla Jovovich repitiendo en su papel de Alice. Está previsto que la cinta se estrene a finales de agosto de 2010, en 3-D (cómo no...).

Total, que los mandamases de Screen Gems, responsables de estos filmes de zombis -basados en un famoso videojuego de los noventa-, piensan seguir aprovechando el filón. O al menos ésa era su intención, pero Jovovich cada vez cobra más, su caché comienza a ser muy elevado y buena parte del presupuesto acaba en sus bolsillos... O consiguen más dinero para cubrir los costes, o adiós a la franquicia.

Para solucionar este problemilla económico, el estudio está pensando en que la quinta entrega de la saga sea una especie de reboot. Probablemente se llamará "Resident Evil Begins", y la trama principal de la misma girará en torno a una unidad militar especial que tendrá que vérselas con un poderosísimo superordenador fuera de control, y con cientos de científicos que han mutado en horripilantes criaturas devoradoras de carne tras el típico accidente de laboratorio. Obviamente, Jovovich no participará en este filme, y el estudio buscará a un actor más barato. Así son las cosas...

Vía: WorstPreviews