resaconcongallo

Tenía ganas de comprobar qué es lo que le han visto los americanos a esta película, de la que he hablado por aquí en más de una ocasión, para haberla convertido en el éxito sorpresa más brutal del verano, con casi trescientos millones de dólares recaudados en Estados Unidos hasta la fecha. Pues, efectivamente, "Resacón en Las Vegas (The hangover)", de Todd Phillips, es una comedia eficaz, donde hay un guión más o menos coherente, algunos gags memorables, personajes bien construidos y una cierta reflexión implícita sobre lo que significa hacerse uno adulto.

A partir de una premisa básica pero curiosa (cuatro amigotes viajan a Las Vegas para celebrar la despedida de soltero de uno ellos; no vemos lo que ocurre durante la noche de juerga, pero sí somos testigos de las muchas consecuencias que el desenfreno nocturno tiene al día siguiente), "Resacón en Las Vegas" juega a ser una comedia descerebrada cual "American pie" o "Road trip" si bien con personajes ya en la treintena de edad y, por tanto, una actitud diferente. Esto se traduce en un guión un poco más "responsable" y trabajado de lo que era de esperar en el que, dentro de lo delirante de cada giro en el argumento, todo resulta menos gratuito de lo habitual en este tipo de películas.

La sensación general es, pues, que "Resacón en Las Vegas" funciona, entretiene y divierte, que es justo lo que pretende, pero sin perderle el respeto al espectador, lo cual se agradece y permite que te encariñes inevitablemente con los personajes. Excelente el trío protagonista (tremenda revelación la de Zach Galifianakis) y atención al gag final, que tiene lugar durante los títulos de crédito.

Foto: Warner Bros. International España