semen

Aunque por el título pueda parecerlo, no se trata de una de esas películas sin argumento, subidas de tono y con protagonistas ligeros de ropa, sino de una comedia romántica de las más disparatadas que se han hecho. "Semen" se estrenó allá por el año 2005 y dejó cierto buen sabor de boca en quienes fueron a verla. El atractivo de esta película -además de ver trabajar junta a la familia Alterio- era lo extraño del argumento. Un hombre cuadriculado y demasiado racionalista, Víctor, que trabaja en una clínica de inseminación artificial y se enamora de una de sus pacientes, Ariadna, trapecista de profesión y un tanto idealista. Pero, tras varios intentos, ella no consigue quedar embazada, así que el bueno de Víctor decide inseminarla con su propio semen sin contárselo a nadie. Y esta vez sí funciona.

Un enredo en el que Víctor cada vez se va complicando más. No sin la ayuda de su extraño padre, con el que aún comparte techo. No deja de ser una comedia romántica, pero el argumento tiene su gracia, se escapa alguna que otra carcajada y para qué nos vamos a engañar, otra cosa puede que no tengan los Alterio (aunque sería más que discutible), pero saber hacer reír a la gente es una de sus especialidades. Víctor es Ernesto Alterio. Su padre en la ficción lo es el de la realidad, Héctor. Y la chica, la trapecista Ariadna es Leticia Dolera. También se deja ver Malena Alterio. De casta le viene al galgo... Y todo esto fue obra del dúo formado por Daniela Féjerman e Inés París. Hace ya tiempo de ello, pero nunca viene mal recordar una buena película para pasar el rato.

Foto: Boca a boca