unnovioparamimujer

Después de "No sos vos, soy yo" y "¿Quién dice que es fácil?", el director argentino Juan Taratuto parece haberle pillado el truco por completo a los gustos y las risas del público. Lo comprobé el otro día, en un preestreno de la que es su tercera película, "Un novio para mi mujer", que, tras arrasar en Argentina (allí fue la cuarta película más vista del año pasado, sólo superada por "El caballero oscuro", "Kung Fu Panda" y "Wall-e"), llegará a los cines de España el próximo 10 de julio.

"Un novio para mi mujer" cuenta la historia de Diego "El tenso" Polski (Adrián Suar), quien ya no puede soportar más a su insufrible y malhumorada esposa, Andrea "la tana" Ferro (Valeria Bertuccelli), pero no se atreve a decirle que quiere el divorcio. Desesperado, al "Tenso" no se le ocurre otra cosa que contratar a un "seductor profesional" (Gabriel Goity) para que enamore a su mujer y así quitársela de encima... La premisa no es nada original, si bien creo que es la mejor película de las que ha dirigido Taratuto. Tras un comienzo algo rutinario, la historia se vuelve tremendamente simpática, y empática, a partir de una hilarante y brillante secuencia que tiene lugar en una fiesta de cumpleaños ("¿vos sos de sagitario?") y, como espectador, me enamoré del todo de ese personaje fantástico que con tanta maestría interpreta Valeria Bertuccelli.

Bertuccelli hace reír y en la recta final de la película también emociona hasta las lágrimas. Ella, con su capacidad para darle tantas dimensiones a esa "Tana" Ferro, consigue que la película funcione tan bien con el público, convirtiendo una comedia romántica normalita en algo un poquito más trascendental: una reflexión muy lúcida sobre lo que significa de verdad vivir en pareja, asumiendo, y amando también, los defectos de la persona que está a tu lado. Muy recomendable.

Foto: Festival Films