claudiacardinale

Quizá muchos no sepan que Claudia Cardinale es tunecina y que su verdadero nombre es Claude, pero así es, y estos días ha estado en Madrid presentando su libro, Mi Túnez. Se trata de un homenaje al país que la vio nacer y al que espera regresar algún día. A sus 71 años, la que fuera novia de Italia repasa su vida con alegría, recordando una infancia tunecina en la que nunca soñó con el cine, sino con predicar en el desierto (quería ser maestra en su país). El mundo del celuloide nunca le interesó demasiado, sin embargo, una y otra vez éste llamó a su puerta con tanta insistencia que cayó en sus redes y aún hoy sigue enganchada en ellas.

"En el cine he utilizado la misma estrategia que con los hombres: decir no y no, y volvían a por mí", reconoce risueña. Sea medio en broma medio en serio, lo cierto es que Claudia Cardinale cuenta con una carrera envidiable. Trabajó con los grandes del cine italiano como fueron Luchino Visconti y Federico Fellini. Dos maestros que se rindieron a sus encantos. Pero, además, la actriz "tunecina de nacimiento, de cultura francesa y pasaporte italiano" (así se define ella) puede vanagloriarse de haber conocido también a grandes actores de la historia del cine como Paul Newman –que le dejaba su casa cuando estaba en Los Ángeles- o Steve McQueen –un amigo capaz de ir a Roma a poner a prueba a sus Ferrari-. Pese a su edad, Claudia Cardinale aún tiene dos películas pendientes de estreno: Le Fil y Il Primo Uomo. Y otra anunciada, Estrenando Sueños.

Vía: Claudia Cardinale: "En el cine he utilizado la misma estrategia que con los hombres: decir no y no, y volvían a por mí" | Foto: toutlecine