El otro día, de camino al trabajo, me encontré de repente en las manos con uno de esos periódicos gratuitos que se suelen ojear en el trayecto matutino. Me llamó la atención que la noticia que ocupaba toda la primera página hiciera referencia a unos extraterrestres que habían atacado violentamente las principales capitales del mundo. Como supondrán, aquello era una campaña viral de esas que buscan el despiste y que tan buen resultado dio en su momento con The Blair Witch Project.

La película en cuestión es en esta ocasión The Day the Earth Stood Still, remake (y van...) de un bien intencionado clásico de la serie B de los años 50 (ya saben, Klaatu barada nikto).

El cine de ciencia ficción es caldo de cultivo para este tipo de maniobras. Supongo que los creativos publicitarios siempre tienen en mente la famosa crónica radiofónica que de la novela War of the Worlds realizó un joven Orson Welles y que aterrorizó a la sociedad americana (el hombre tuvo que pedir públicas disculpas). Independence Day ya lo intentó con alarmantes avances informativos por televisión y cabe esperar que la humareda alrededor de la película interpretada por Keanu Reeves aumente en los próximos días. Así que ya saben, no se atraganten si ven por casualidad, una mañana de camino al trabajo, un amenazante robot de tres metros en cualquier plaza pública, seguramente sea de cartón piedra, ¿cómo la película a la que representa?.