Hace algunos días, en este blog, tuvo lugar un interesante debate (lean comentarios sobre doblajes, versiones originales y demás) en el que se defendía la imagen por la imagen en el cine. Es decir: que el fotograma es sagrado ("¿para qué mancharlo con subtítulos?"). Es cierto que para mucha gente lo esencial en un film es lo visual, y ahora mismo vivimos en un momento en que lo visual alcanza gran perfección, al menos técnica.

Yo, particularmente, voy al cine a que me cuenten una historia. Y si no a que me cuenten algo. Pero es particular. Otros pueden ir a lo que les apetezca, porque cada uno hace lo que quiere (faltaría). Sin embargo sí me gustaría decir algo: que el cine es un arte eminentemente visual, pero que quedarse en eso es, en mi modesta opinión, un gran error, porque las imágenes sin sonido (en versión original...) y sin muchas más cosas no son más que pinturas en movimiento.

judith_holofernes_caravaggio.jpg

Y, sinceramente, no creo que el cine sean pinturas muy bonitas en movimiento. La característica fundamental de una obra de arte pictórica es el color y la forma, que captan un momento congelado, fundamental, en los personajes que viven en el cuadro. No me parece, por supuesto, un arte menor al cine. En él los personajes se mueven porque el ojo del contemplador les da vida. Es OTRO TIPO DE ARTE. Por eso, los que defienden un cine pictoricista me parece que no saben lo que dicen...

Probemos, pongamos la batalla final de Shichinin no samurai (Los 7 samuráis) sin sonido, o cuadro a cuadro. O a Héroe, cualquier escena. Si congelamos la imagen, parece sumamente pictórica, pero no persigue un pictoricismo, diciéndolo groseramente. Necesita del movimiento, porque la esencia del cine es, en realidad, el tiempo, no la imagen. Es, junto a la música y la literatura, el único arte abstracto (no tanto plástico) cuyo ritmo y duración son parte estética del asunto, del resultado final, y sin los que un film no tiene sentido ninguno (y por eso, no por otra cosa, se desprecia a los lentos, a los que no tienen ritmo)

heroreview.jpg

Una secuencia de cine sin sonido es como imágenes fantasmales sin vida. El sonido ambiente, la música, visten a la imagen cinematográfica, la dotan de vida. ¿Que en ocasiones hay secuencias totalmente mudas? Claro, pero llaman la atención por estar rodeadas de secuencias con sonido, y por ello persiguen una intencionalidad narrativa. En la actualidad estamos en un momento de gran perfección tecnológica con la imagen (y de gran imperfección en casi todo lo demás). Pero, para mí (no sé qué opinaréis vosotros), el cine es, más que nada, el arte de la sugerencia. Mucho más que otras artes, y es lo que en verdad la hermana con la pintura. Más lo que no se ve, que lo que se ve...Por ejemplo, la maravillosa pintura de Keith Parkinson que adjunto más abajo. ¿Qué observan la chica y el dragón? ¿Qué ocurre? Tú le añades la historia, dejas volar la imaginación, eres coautor de un momento estético, y sólo el cine (cuando es plenamente narrativo), la pintura y la literatura (sobre todo estas dos) pueden lograr tal cosa.

kp01_druidstone.jpg